TENEMOS UNA AMPLIA VARIEDAD DE ETIQUETAS PARA TODOS LOS GUSTOS

Este viñedo ubicado en Gualtallary Alto a 1550 msnm y que pertenece a Laura y su hermana Adrianna, se parece al paraíso en sí mismo. Está rodeado por árboles y frutales, con una vista majestuosa de los Andes. En el medio del viñedo de 12 hectáreas hay una pequeña casita con tan sólo dos dormitorios y una cocina donde Laura elige pasar todo el tiempo posible leyendo libros. Esa casita se llama Chateau Laura.

Le Paradis se plantó en 2011 con el clon Dijon 667 y es la más desafiante de todas. En la misma parcela de tan sólo 1.1 hectáreas conviven dos suelos totalmente diferentes: areno limoso profundo en el extremo norte y calcáreo en el extremo sur. Ya en el límite de la IG Gualtallary, es extremo en su todo: paisaje, altura, frío y zonda.

Hay que trabajar con bajas producciones, si no directamente no madura, pero debido a las heladas de invierno siempre es una parcela que produce poco, y que no hace falta intervenir. Prácticamente no regamos, sobre todo en años fríos

Cuando ingresa Le Paradis, toda la bodega se pone a disposición para que nada salga mal. Es el último Pinot Noir que se recibe y tiene más de un mes de diferencia en la fecha de cosecha con Grand Père y Grand Mère, que están a solo 17 km.

Al tener dos tipos de suelos que tienen distintos momentos de cosecha, la elaboración se realiza por separado.

Se realizan unas 6 microvinifaciones del suelo superficial (más pedregoso) y unas 9 microvinificaciones del suelo profundo. En el 2018 se cosecharon con 14 días de diferencia. La fermentación es con levaduras indígenas, la temperatura de la misma es de 22° C y son maceraciones largas.

La crianza de 18 meses se realiza en barriles de roble francés de 500 litros: un 10% nuevo y el resto de 2do uso.

Le Paradis tiene un perfil mineral con una leve reducción y carácter herbal. La fruta fresca aparece unos minutos después de abrir la botella. Multicapas, de paladar refinado, roble sutil e integrado y acidez aguda con taninos pulidos y finos. Un grand cru de clase mundial.

Estamos convencidos que Le Paradis puede ser el referente de esta variedad en Argentina, con un estilo moderno y diferente al que hemos observado en otras regiones. Desde la primera cosecha, ha sido consistente año tras año.

Domaine Nico Le Paradis - Pinot Noir - Caja de 3x750 ml

$83.340 $75.006
Envío gratis
Domaine Nico Le Paradis - Pinot Noir - Caja de 3x750 ml $75.006

Este viñedo ubicado en Gualtallary Alto a 1550 msnm y que pertenece a Laura y su hermana Adrianna, se parece al paraíso en sí mismo. Está rodeado por árboles y frutales, con una vista majestuosa de los Andes. En el medio del viñedo de 12 hectáreas hay una pequeña casita con tan sólo dos dormitorios y una cocina donde Laura elige pasar todo el tiempo posible leyendo libros. Esa casita se llama Chateau Laura.

Le Paradis se plantó en 2011 con el clon Dijon 667 y es la más desafiante de todas. En la misma parcela de tan sólo 1.1 hectáreas conviven dos suelos totalmente diferentes: areno limoso profundo en el extremo norte y calcáreo en el extremo sur. Ya en el límite de la IG Gualtallary, es extremo en su todo: paisaje, altura, frío y zonda.

Hay que trabajar con bajas producciones, si no directamente no madura, pero debido a las heladas de invierno siempre es una parcela que produce poco, y que no hace falta intervenir. Prácticamente no regamos, sobre todo en años fríos

Cuando ingresa Le Paradis, toda la bodega se pone a disposición para que nada salga mal. Es el último Pinot Noir que se recibe y tiene más de un mes de diferencia en la fecha de cosecha con Grand Père y Grand Mère, que están a solo 17 km.

Al tener dos tipos de suelos que tienen distintos momentos de cosecha, la elaboración se realiza por separado.

Se realizan unas 6 microvinifaciones del suelo superficial (más pedregoso) y unas 9 microvinificaciones del suelo profundo. En el 2018 se cosecharon con 14 días de diferencia. La fermentación es con levaduras indígenas, la temperatura de la misma es de 22° C y son maceraciones largas.

La crianza de 18 meses se realiza en barriles de roble francés de 500 litros: un 10% nuevo y el resto de 2do uso.

Le Paradis tiene un perfil mineral con una leve reducción y carácter herbal. La fruta fresca aparece unos minutos después de abrir la botella. Multicapas, de paladar refinado, roble sutil e integrado y acidez aguda con taninos pulidos y finos. Un grand cru de clase mundial.

Estamos convencidos que Le Paradis puede ser el referente de esta variedad en Argentina, con un estilo moderno y diferente al que hemos observado en otras regiones. Desde la primera cosecha, ha sido consistente año tras año.